ANTECEDENTES Y CONSECUENTES

PRESENTACIÓN

Roig de Diego en su estudio

 

ANTECEDENTES…

Mi primer acto público estuvo asociado al deporte y al asesinato. Tenía 13 meses y lanzaba herramientas desde el balcón de la casa familiar en unos pabellones militares (un primer piso). Mi madre logró impedir el último tiro: un martillo de hierro que pasó rozando el occipital de una vecina portadora de una bandeja de pasteles. Salió ilesa por muy poco. Y ahí acabó mi carrera deportivo-criminal. Pasé a expresarme de un modo más artístico en todos los márgenes blancos de los libros que había en casa. Mi querencia por el papel, comienza ahí. Ya fuese en libros de cursos militares o en tomitos de Grands romans, en todos pintaba lo mismo: Novias que salían vestidas de tal (y de tul ), y algún perro. Todo lo demás era gris en aquella época. Ahora sé que no es casual el que no emborronase por las paredes o en papeles solicitados (seguro que me los hubiesen proporcionado). Las palabras ininteligibles me fascinaban tanto como las hadas madrinas que yo creía ver. Eran unos insectos que algún día lograría amaestrar. Los libros fueron orilla, promontorio, puerto, refugio, atalaya y goce continuo. Me enseñaron a amarlos y ellos me sedujeron por si mismos en secuencias de amor correspondido.

…Y CONSECUENTES

La primera persona que me vió pintar fue el pintor Roca Fuster. Yo era un niño, y más que pintar “jugaba” con tinta china y cartulinas. Juan me dijo: “tú no sabes lo bueno que eres, no eres consciente”. Sin embargo yo nunca he creído demasiado en ello ni he perseguido el virtuosismo, el dominio de la técnica, la cocina… Me ha importado mucho más el concepto, la idea, y que el discurso del conjunto fuera coherente y riguroso, dentro de los parámetros aparentemente frívolos de mi paleta, los temas, y la plástica Pop. Porque no hay que confundir brillo (que además era la marca de detergente de una obra de Warhol), con ligereza. Hay pocos movimientos más críticos que el Pop. (Otra cosa son los decoradores que han aprendido a Warholizar para , aplicar esa estética en cualquier cosa que se pueda vender en los grandes almacenes). Mi método es la sinceridad. Hacer en cada momento lo que me parece que debo hacer; que las series, se encadenen de un modo natural (bien fundiéndose o, en ocasiones, rompiendo violentamente y dando esquinazo a lo anterior). Para ello abro la puerta a mis raíces, a mi mundo interior y que la técnica sea la conveniente a ese momento del espíritu. Gracias a todos los que me habéis acompañado o lo hacéis ahora. Jaime Roig de Diego

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s